Cayetana

Cayetana

domingo, 17 de mayo de 2015

Cuanto T. dejo de querer a C.

Erase una vez una preciosa relación,de las de cuento,entre  C. y  T.

Comenzaron como amigos y la llama del amor entre los dos, poco a poco, fue creciendo, hasta que decidieron hacerse novios.
Las dos familias veían la relación maravillosa.
La familia de C. quería mucho a T.

T. es bonita y cariñosa y desde el primer momento nos conquistó con su personalidad alegre y cercana.
C. dedicaba todo su tiempo a T.,la esperaba mientras ella estudiaba,la mimaba, la quería, la consentía y la agasajaba con regalitos que él sabía que le gustaban.

La relación parecía ir viento en popa y a toda vela o eso parecía... por el amor que ellos desprendían.

Pero un día,un maldito día, T. pensó que C. ya no era su amor querido,que no le llenaba y que lo que le ofrecía C. ya no era suficiente.
Que la serenidad que marca el paso de los años en una relación no le gustaba.
Que ella quería volver a esas mariposillas que se mueven en el estómago al principio de las relaciones pero que por más que uno quiere ,es difícil mantener al 100 % con el paso de los años.
Supongo que los que lleváis muchos años de relación entenderéis lo que digo,el amor se vuelve tranquilo y por que no decirlo "vago" ya que todo se da por sentado!!

Ahora C. está destrozado, está hundido... ha perdido lo que más quería!.
Yo quiero mucho a C. y no soporto verlo así.

Me duele que, sin un motivo aparente, ocurra esto, pero el amor es caprichoso y nadie puede obligar a querer por que si!

Me gustaría poder pegar los pedacitos rotos del corazón de C.
Pegarlos y anestesiarle, para que no le duela nada, pero no se como hacerlo.

Decir que hay otras mujeres es simplemente una frase hecha ya que C. quiere a T.

Me gustaría hacerle entender a T. que la vida es breve y llena de muchas complicaciones, que encontrar a alguien que te quiera con toda su alma es difícil, en los tiempos que corren.
Encontrar a alguien que sea capaz de dejarlo todo sólo por amor es muy complicado y que ella , aunque no sea consciente, a lo mejor por su juventud, está haciendo muchisimo daño a C.

No creo que T. lea esto nunca pero me gustaría decirle que yo si la quería,que la sentí como parte de mi familia.
Que yo quiero a C. como a un hijo y que verlo sufrir me parte el alma.que no entiendo su comportamiento ya que siempre mostró que estaba feliz y que lo quería.
Que por edad,ya que soy mucho más mayor que ella, se que no se deja de querer de la noche a la mañana y que si no hay una razón, la cual no nos has contado, esto no lo comprendo.

Querida T. espero que recapacites,que te des cuenta de lo que estás haciendo, pero que si no es así,  sepas que te queremos mucho y que siento perder a una persona que consideraba como a una hermana pequeña.

Querido C. que sepas que te queremos muchisimo y que pase lo que pase,aquí estaremos, que tengo miles de cajas de tiritas para ponerte en tu corazón partido y que cada vez que te duela, tienes mi hombro.

Ánimo, mi niño!

Todo pasará!


miércoles, 6 de mayo de 2015

Quiero........sin condiciones.

“Quiero que me oigas, sin juzgarme.
Quiero que opines, sin aconsejarme.
Quiero que confíes en mí, sin exigirme.
Quiero que me ayudes, sin intentar decidir por mi.
Quiero que me cuides, sin anularme.
Quiero que me mires, sin proyectar tus cosas en mi.
Quiero que me abraces, sin asfixiarme.
Quiero que me animes, sin empujarme.
Quiero que me sostengas, sin hacerte cargo de mi.
Quiero que me protejas, sin mentiras.
Quiero que te acerques, sin invadirme.
Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten,
que las aceptes y no pretendas cambiarlas.
Quiero que sepas, que hoy,
hoy puedes contar conmigo.
Sin condiciones.”
Jorge Bucay


CUENTOS PARA APRENDER A SALVAR VIDAS Historias basadas en hechos reales, que muestran a los niños qué es una emergencia y qué pueden ellos hacer para salvar una vida.


MI ABUELA ESTÁ EN EL SUELO Y NO CONTESTA


(Esta historia fue real. Se han cambiado los nombres y los datos de localización)
—————————————————————————————————————————–
Los padres de Lucía y Jaime tenían un Lucía y Jaimecompromiso importante; así que el viernes por la tarde recogieron a sus hijos a la salida del cole y les llevaron a casa de la abuela, para que pasaran con ella el fin de semana. Los niños estaban encantados, porque su abuela vivía en una casa grande a las afueras de la ciudad; tenía conejos, gallinas y un gato llamado Manchitas.
-¡Nos vemos el domingo por la tarde! ¡Portaos bien! – se despidió su madre.
Los niños merendaron, hicieron los deberes, jugaron con los animales, se bañaron y cenaron.
-Buenas noches – les dijo la abuela, acostándoles y dándoles un beso-. Yo voy a tomar un vaso de leche caliente y también me iré a la cama, que mañana hay mucho que hacer.
Los hermanos, con la excitación, no se podían dormir. De repente oyeron el ruido de un vaso rompiéndose contra el suelo, y a continuación un golpe fuerte.
-Abuelita, ¿qué ha pasado? – preguntó Lucía desde la cama. Al ver que su abuela no contestaba, se levantó y fue a la cocina a mirar.
Se encontró a su abuela tirada en el suelo, junto a un vaso roto y leche derramada.
-Abuelita, ¿te has caído? ¿Qué te pasa? – le preguntó Lucía. Pero la abuela no le contestó.
-¡Abuelita, despierta ¡Levántate! – gritó Lucía, zarandeándola. Pero no obtuvo respuesta.
-¿Qué pasa? – preguntó Jaime, muy asustado, desde la puerta de la cocina.
-Que la abuelita está en el suelo y no se despierta – contestó Lucía, muy nerviosa.caída
-¿Y por qué no se despierta y se levanta? ¿Se ha hecho daño?
-¡No lo sé! Abuelita, ¿por qué no me contestas? ¡Despiértate! – insistió Lucía, a punto de llorar.
La abuela siguió sin moverse y sin contestar. Lucía estaba cada vez más asustada. Su hermanito se puso a llorar.
-¡Mamá, papá! ¡Quiero que venga papá!
-Están cenando fuera – le recordó Lucía.
-¡Pues vamos a llamarles!
Pero no se sabían el número de sus padres de memoria. Y por más que buscaron la agenda donde la abuela anotaba los números de teléfono, no la encontraron. Y su teléfono móvil estaba apagado.
-¿Y qué hacemos ahora? – lloriqueó Jaime.
-No sé…¿Vamos a buscar a alguien que nos ayude?
-¡Yo no quiero salir de casa! ¡Es de noche y está oscuro! – chilló el niño. La casa de su abuela estaba algo aislada, y el camino hasta la casa más cercana era largo y lleno de rincones aterradores.
-Vale. Espera, ¿seré tonta? ¡Si mamá me ha explicado muchas veces lo que tengo que hacer! – exclamó Lucía, animándose de pronto.
-¿Ah, sí? – preguntó su hermano, no muy convencido.
-¡Sí! Vamos al salón. Mamá puso allí las instrucciones.
Corrieron hacia el salón. En la pared, junto al teléfono, había un papel pegado con celo. Lucía leyó en voz alta lo que ponía.
-“Si la abuelita se pone muy enferma o no se puede despertar, tienes que llamar al 1- 1- 2, decir lo que pasa, contestar a todo lo que te pregunten y hacer todo lo que te manden. La dirección de la casa de abuelita es: Senda de los Rosales número 23, Deva, Gijón”.
-¡Llama, llama! – exclamó Jaime. Lucía descolgó el teléfono y marcó los números: 1, 1, 2.
-Uno, uno, dos, Asturias, ¿en qué puedo ayudarle? – escuchó inmediatamente al otro lado del teléfono. Era una voz de hombre.
-Hola, mi abuelita está en el suelo y no se despierta. llamada
-¿Cómo dices? – preguntó el hombre, sorprendido.
-Que mi abuelita está en el suelo y no se despierta.
-¿Eres una niña? ¿Puede ponerse tu mamá?
-Mi mamá no está, está mi abuelita, pero no puede hablar ni moverse.
-¿Cómo te llamas? ¿Cuántos años tienes?
-Me llamo Lucía y tengo 7 años. Pero voy a cumplir 8 dentro de poco.
-¿Y no hay nadie más en casa?
-Sí, mi hermano pequeño.
-¿Y dices que tu abuelita se ha caído al suelo?
-Sí, y ni nos contesta ni se levanta. Y mi mamá me dijo que si mi abuelita se pone enferma o no se puede despertar tengo que llamar al 1, 1, 2.
-Vale, cariño, te voy a mandar ayuda. ¿Sabes la dirección de la casa de tu abuela?
-Sí – Lucía volvió a leer el papel – La dirección de la casa de abuelita es: Senda de los Rosales número 23, Deva, Gijón.
-Muy bien. Estoy mandando a la Policía a la dirección que me has dado, para que puedan ayudarte, así que no os asustéis cuando lleguen. Mira, Lucía: ahora vas a estar un ratito sin oír nada, pero no cuelgues el teléfono. Voy a hablar con el médico de aquí y enseguida se pondrá al teléfono para hablar contigo, ¿de acuerdo?
-Vale.
El hombre que había recibido la llamada estaba trabajando, junto a muchas más personas, en una gran sala: el Centro Coordinador de Emergencias. Cuando alguien tenía un problema muy importante llamaba por teléfono al número 112; y una de aquellas personas, llamadas “operadores”, contestaba la llamada y mandaba la ayuda.CCU Asturias
El operador contactó con otro grupo de personas que estaban en el extremo contrario de la sala. Eran trabajadores del SAMU, el Servicio de Asistencia Médica Urgente.
-¿Compañeros del SAMU? Voy a pasaros una llamada importante. Una niña de 7 años llamada Lucía acaba de llamar al 112 diciendo que su abuela se ha caído al suelo y no se despierta, no habla ni se mueve.
-¡Qué dices! ¿Y no se tratará de una broma? – preguntó uno de los operadores del SAMU.
-No lo creo. Esa niña se explica muy bien, repite una y otra vez la misma historia, contesta sin dudar a todas las preguntas, nos ha dado la dirección completa. Yo estoy convencido de que no es una broma. He mandado a la Policía hacia allí, porque parece que Lucía y su hermano pequeño están solos con su abuela.
-De acuerdo. Pásame la llamada – contestó el operador del SAMU, mientras levantaba una mano, avisando a una mujer que estaba sentada en una mesa elevada en el centro de la sala. Era la médico del SAMU, que intervenía en las llamadas más urgentes y decidía qué tipo de ayuda sanitaria se debía mandar a la persona en apuros: un médico, una enfermera, una ambulancia…
-Doctora, entre enseguida en esta llamada, que parece muy urgente.
La médico levantó un pulgar indicando que ya estaba a la escucha. El operador del SAMU activó la llamada.
-¿Hola? ¿Lucía? ¿Estás ahí?
-¡Sí! – exclamó la niña, muy aliviada. El tiempo sin oír nada al otro lado del teléfono le había parecido tan largo (aunque en realidad había sido de pocos segundos) que había comenzado a pensar que no les habían tomado en serio o que habían colgado.
-Lucía, yo pertenezco a los servicios sanitarios. Y también te está escuchando una doctora. ¿Nos llamas de la Senda de los Rosales número 23, Deva, Gijón?
-Si.
-¿Y dices que tu abuela se ha caído al suelo y no te contesta?
-Sí, ni habla ni se mueve.
-Hola, Lucía – saludó la doctora-. Me llamo Sofía y soy médico. Además de la Policía, que ya está de camino, voy a mandarte un médico para que vea a tu abuela. Pero necesito que me contestes a unas preguntas para poder ayudarte mejor, ¿vale?
-Vale.
CCU - copia-Cuéntame exactamente qué es lo que ha pasado.
-Abuelita nos metió en la cama y nos dijo que iba a tomar un vaso de leche y a acostarse – describió Lucía-. De repente oímos un ruido de cristales y otro ruido muy fuerte. Fuimos a la cocina y vimos a abuelita en el suelo.
-¿Y no sabéis si se resbaló o es que se puso mala? ¿O si le duele algo: una pierna, la cabeza, el pecho?
-No – contestó Lucía-. Yo le he preguntado, he intentado que se levante, pero no se mueve ni me contesta.
La médico hizo un gesto con la mano que el operador del SAMU, que seguía a la escucha, entendió perfectamente: “Activa la UVI móvil, la ambulancia con médico, enfermero, conductor y camillero, con todos los aparatos y medicinas para poder atender a los pacientes más graves”.
-Lucía, en estos momentos una ambulancia con médico y enfermero está saliendo hacia la casa de tu abuela. Pero van a tardar un poco, porque estáis a muchos kilómetros de la ciudad. Así que yo voy a intentar ayudarte mientras llegan. ¿De acuerdo?
-Sí – contestó Lucía. Y le susurró a su hermano:- ¡Ya viene el médico, enseguida nos ayudan!
-¿Tu abuela es mayor?
-Sí, muy mayor, porque tiene el pelo blanco.
-¿Y estaba enferma de algo?
-Yo creo que no. Bueno, a veces dice que le duele una pierna, y otras que le duele la cabeza.
-¿Y toma medicinas?
-Sí, una pastilla por la mañana y otra por la noche, creo.
-Por la tarde, antes de caerse, ¿se había quejado de algo, tenía algún dolor?
-No.
-¿Estás ahora mismo al lado de tu abuela?
-No, yo estoy en el salón y mi abuela en la cocina.
-Necesito que vayas otra vez a la cocina y me digas si tu abuela ya puede hablar o levantarse. Muévela, empújala, a ver si se despierta. ¿Puedes llevarte el teléfono contigo?
-Este no, pero hay otro que no tiene cable – recordó Lucía -. ¡Jaime, corre, busca el otro teléfono y llévalo a la cocina!
Jaime salió disparado a buscar el teléfono y Lucía volvió a la cocina. Su abuela seguía en el suelo.
-Abuelita, tranquila, ya viene el médico para ayudarte. ¿Ya te puedes despertar? – le preguntó de nuevo la niña, moviéndola enérgicamente por los hombros. La abuela se movió un poco, pero no le respondió.
El hermano pequeño llegó corriendo con el teléfono inalámbrico. Lucía lo encendió.
-¿Hola? ¿Sofía?
-Sí, cariño, sigo aquí – contestó la doctora-. Cuéntame, ¿hay algún cambio?
-No, mi abuelita sigue en el suelo y no se despierta aunque la he movido muy fuerte.
-¿Pero está respirando?
-Sí, está roncando – contestó Lucía, observando más detenidamente a su abuela.
-Muy bien. ¿Puedes ver sangre en el suelo? ¿Ves que tenga alguna herida en la cabeza, en la pierna o en otra parte?
Lucía se agachó y tocó la parte de atrás de la cabeza de su abuela, le miró los brazos y las piernas.
-No, no hay sangre por ninguna parte.
-Perfecto. Pues lo primero que tenéis que hacer es poner a tu abuela de lado entre los dos. Yo os digo cómo hacerlo, ¿vale? Poneros uno a cada lado de vuestra abuela.
-Vale. ¡Jaime, ven, ayúdame, que tenemos que poner a la abuelita de lado! – avisó Lucía a su hermano -. Tú ponte en ese lado y yo en este.
-¿Preparados?  – preguntó Sofía-. Tú, Lucía, coge el brazo de tu abuela que tengas más cerca de ti y colócaselo como hacen los policías para mandar parar: en el suelo doblado en forma de L, con la mano hacia arriba.caida2
-Ya está – obedeció la niña.
-Dile a Jaime que le ponga el otro brazo sobre el pecho.
-¡Jaime, coge ese brazo de abuelita y pónselo en el pecho! Ya está.
-Y ahora dile a Jaime que se vaya a la pierna que tiene más cerca y que se la doble, que meta las manos por debajo de su rodilla y que tire hacia arriba. Cuanto más consiga doblarle la pierna, mejor.
-¡Jaime, mete las manos debajo de la rodilla y tira hacia arriba! ¡Tita, tira, dóblala más! – Lucía transmitía las instrucciones y Jaime las seguía-. ¡Ya está!
-Ahora escucha, Lucía. Pon una mano en la rodilla doblada de tu abuelita, y la otra mano en el hombro de ese mismo lado, del lado de Jaime. Y vas a tirar de ella hacia ti. Y dile a Jaime que, mientras tú tiras, él te ayude empujándola por la espalda. ¿Lo has entendido?
-Creo que sí – contestó Lucía, y dejó el teléfono en el suelo. Agarró a su abuela por la rodilla y el brazo-. Jaime, cuando cuente tres yo tiro y  tú empujas su espalda. ¡Una, dos…y tres!
El cuerpo de su abuela rodó suavemente hasta quedar de lado.
-Ya está de lado. Ha dejado de roncar – comunicó Lucía a la médico.
-Perfecto. Lo habéis hecho muy bien. Habéis conseguido poner a vuestra abuela en la posición lateral de seguridad. Así respirará mejor, y si vomita no se atragantará – le explicó Sofía-. Vas a poner su mano debajo de su cara, para que esté más cómoda y la cabeza le vaya un poco hacia atrás. Mientras, yo voy a hablar un momento con el médico que ya está viajando en la ambulancia de camino a vuestra casa. No cuelgues el teléfono, que enseguida volvemos a hablar, ¿vale?
-Vale.
La médico llamó por teléfono al médico que viajaba en la UVI móvil.
SAMU2-Perdona la tardanza, compañero. Estaba hablando con la alertante, que es una persona muy especial. Es una niña de 7 años que está colaborando de maravilla. Su abuela ha caído al suelo y no responde por más que la mueven y la llaman. La niña indicó que roncaba, así que sabemos que está inconsciente. La pequeña también me ha explicado que su abuela es mayor y toma medicinas, pero estaba cuidando ella sola a los dos hermanos, con lo que tiene que ser una señora bastante sana y activa. Imagino que las medicinas serán porque tiene la tensión, el azúcar o el colesterol altos. La niña no ve sangre ni heridas, así que no parece que su abuela haya sufrido una caída por accidente.  Con toda esta información, creo que lo que le ha pasado a la señora es un problema en su cerebro.
-Muchas gracias. Saber todo esto es de gran ayuda; vamos a ir mucho mejor preparados – respondió el médico de la UVI móvil-. Espero que, al estar inconsciente, su lengua no le esté impidiendo respirar.
-No te preocupes; los niños han puesto a su abuela en posición lateral de seguridad – le informó Sofía.
-¡Qué dices! ¡Impresionante! Pues vamos a tardar en total 15 minutos en llegar, así que seguramente al poner a su abuela de lado han evitado que su situación se complique gravemente – contestó el médico, admirado.
Sofía colgó la llamada de su compañero y entró de nuevo en la llamada de los niños.
-¿Lucía? Ya estoy contigo de nuevo. ¿Cómo está tu abuela? ¿Sigue respirando?
-Sí, ya no ronca pero respira – contestó Lucía, muy aliviada de volver a hablar con la doctora.
-¿Ha cambiado algo? ¿Habla o se mueve?
-No habla, pero ha movido un poco un brazo y una pierna. Pero no se levanta.
-¿Dónde están vuestros padres?
-No lo sé, tenían que trabajar o algo así.
-¿No les habéis llamado?
-No me sé el número. El teléfono de abuelita se quedó sin batería y no sabemos encenderlo. Tiene una libreta donde apunta todos los teléfonos, pero no la hemos encontrado.
-Tranquila. En pocos minutos llegará la Policía; no te asustes y ábreles la puerta. Ellos os ayudarán a localizar a vuestros padres y os cuidarán hasta que lleguen. Y después llegará la ambulancia, y llevarán a tu abuela al hospital.
-¿Qué le pasa a mi abuela? ¿Se va a poner bien?
-El médico que va en la ambulancia va a mirarla muy bien y te podrá contestar mucho mejor que yo. Pero sí que te puedo decir una cosa. Hay muchas enfermedades que se curan mejor si la ayuda llega enseguida. Y la rapidez en llamarnos, lo bien que has contestado a todas las preguntas y lo bien que habéis colaborado en todo lo que os he pedido, va a hacer que tu abuela tenga muchas más posibilidades de ponerse bien.policía
-¡Oigo sirenas! – gritó Jaime, asomándose a la ventana-. ¡Es un coche de policía!
-Ya está aquí la Policía – dijo Lucía-.
-Muy bien, cariño. Ahora ellos se harán cargo de todo. Todo va a salir bien, ya lo verás.
-¡Muchas gracias, Sofía! – exclamó Lucía. Y corrió a abrir la puerta.
Los policías buscaron papeles por la casa e hicieron varias llamadas para localizar a los padres de los niños. Poco después llegó la UVI móvil. Cuatro personas saltaron de la ambulancia cargadas con maletines y aparatos y corrieron a atender a la abuela.
Cuando sacaban a su abuela en camilla, el médico se acercó a ellos.
-He ido a muchos avisos en mi vida y me he encontrado con pocos adultos que hayan hecho las cosas tan rápido y tan bien como vosotros. Estoy impresionado.
-¿Se va a poner bien abuelita? – preguntó Lucía.
-Pues gracias a vuestra rápida llamada le habéis multiplicado las posibilidades de curarse. Y gracias a que le habéis puesto de lado la cosa no ha sido todavía más grave, porque con lo que hemos tardado en llegar hasta aquí, si hubiera estado boca arriba todo este tiempo le habría sido muy difícil respirar.
-Yo no me acordaba del teléfono de mis padres – le dijo Lucía, sintiéndose un poco mal -. A lo mejor si les hubiera llamado antes lo habríamos hecho mejor.
-Pues te voy a decir una cosa – le respondió el médico -. Si hubiérais llamado primero a vuestros padres y no hubiérais hecho nada más hasta que ellos llegaran, a lo mejor habríamos llegado demasiado tarde. Pero al llamar al 112 antes que nada, la ayuda ha sido muchísimo más rápida y efectiva. No lo olvidéis nunca: ante una emergencia, lo primero es llamar al 112, activar la cadena de ayuda y hacer lo que ellos os digan. Y después ya habrá tiempo de llamar a más gente o de hacer el resto de las cosas.traslado
Salieron enseguida camino del hospital. La policía se quedó con los niños hasta que llegaron sus padres, que estaban muy nerviosos.
-¡Ay madre mía, lo mal  que lo han tenido que pasar mis niños! – exclamó la madre, abrazándoles.
-Señora, lo que han hecho estos niños es increíble – le dijo uno de los policías -. Han sabido reconocer la emergencia y activar la cadena de ayuda de un modo perfecto. Han llamado al 112, han explicado con claridad lo que ocurría, han dado la dirección, han contestado a todas las preguntas, han hecho todo lo que se les ha ordenado; y gracias a ellos todo se ha solucionado en el menor tiempo posible.
-Conozco casos de niños que pasaron horas, incluso un día entero, solos en casa con un familiar muy enfermo hasta que otro adulto llegó, porque no sabían lo que tenían que hacer – dijo el otro policía-.  Ellos sí lo sabían, y lo han hecho de maravilla.  El operador del 112, el operador del SAMU, la doctora del centro coordinador, el médico de la UVI móvil y nosotros, los policías, estamos muy impresionados. Les felicito por los hijos que tienen y por lo bien que ustedes les han enseñado a actuar.
Los  padres estaban muy orgullosos de sus hijos. Y todavía más cuando, todos juntos, fueron al hospital para informarse del estado de la abuela, porque el neurólogo acudió enseguida a hablar con ellos.
-El médico de la UVI móvil me ha explicado cómo ocurrieron las cosas. Esta señora ha sufrido un serio problema en el cerebro. Y cuando esto ocurre, la rapidez es crucial para tratar de reparar el daño. Con el paso de las horas, las posibilidades de curación son menores. Pero en este caso el traslado ha sido tan rápido que somos muy optimistas. Enhorabuena, chavales. Bien podéis decir que le habéis salvado la vida a vuestra abuela.
Jaime era demasiado pequeño aún; pero Lucía iba siendo cada vez más consciente de la importancia de lo que habían hecho. Y se prometió a sí misma contárselo a todos sus compañeros de clase al día siguiente. Para que si a alguno de ellos le pasaba algo parecido, fuera también capaz de salvarle la vida a su abuelo o a su abuela.

viernes, 1 de agosto de 2014

Mi Mar

Tan azul y tan grande,
tan salado y tan bello.
Me mata la pena
por no tenerte cerca.
Por no poder tocarte,
por no poder bañarme.
Sólo me queda soñar,
que algún día estarás
tan cerca de mí,
para no llorar por tí!
                     (@nikachocolate)


viernes, 10 de enero de 2014

Alerta médica para niños que tomen JUNIFEN

Alerta médica para niños que tomen JUNIFEN

 
La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, la AEMPS, ha ordenado la retirada, por precaución, del medicamento destinados a los niños llamado JUNIFEN 4% SUSPENSIÓN ORAL correspondiente al LOTE G07, que corresponde a jarabes de 150 miligramos que contienen ibuprofeno, ha sido también retirado de las líneas de distribución debido a que se ha hallado en ellos un recuento de hongos y levaduras totales "fuera de especificaciones", como puede leerse en la alerta farmacéutica remitida por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que pide, además, que las comunidades autónomas realicen un seguimiento de su correcta retirada.

En la web de la AEMPS se avisa de las medidas cautelares adoptadas: retirada del mercado de todas las unidades distribuidas del lote G07 y devolución al laboratorio por los cauces habituales. Más información en  http://bit.ly/1212H77
Si tenéis en casa el medicamento correspondiente al lote afectado de Junifen, hay que llevarlo a la farmacia. Se supone que el resto de lotes disponibles en el mercado no presentan anomalías y pueden seguir tomándose con normalidad.
El JUNIFEN es un ibuprofeno en jarabe que se presenta en frascos de 150 ml destinado especialmente para niños menores recomendado para inflamaciones, dolores y fiebre.

No son como nos lo contaron

Precioso!!!No he podido resistirme a compartirlo con todas vosotras!!!

No. Los bebés no son como nos lo contaron. A los bebés no les gusta dormir en cuna. Rodeados de barrotes. Presos en una jaula. No. Los bebés quieren dormir junto al cuerpo de su mami, calentitos, seguros, amparados, amados, tocados.

No. Los recién nacidos no quieren siquiera estar en posición horizontal. Quieren dormir en tu pecho, en vertical, meciéndose al arrullo de tu corazón. En horizontal su digestión se ralentiza, vomitan, buchean, cogen cólicos, se asustan, se sienten vulnerables.

No. Los bebés no se acostumbran a los brazos: ya nacen acostumbrados. Desde el principio saben bien lo que es bueno.

No. Los bebés no duermen toda la noche. Se despiertan a cada rato. Para comer y para no comer. Para comprobar que estás a su lado y que los estás cuidando. Para cerciorarse de tu presencia, que es su seguridad. Para tocarte y olerte.

No. Los bebés no quieren estar solos. No quieren perderte de vista ni un minuto, quieren estar junto a ti, en el centro de la vida.

No. Los bebés no quieren jugar solos en un corral. Quieren jugar contigo, sonreír, ser atendidos, treparte por encima, gatear por el salón.

No. Los bebés no quieren tomar leche de otra especie. Quieren leche de la suya, de la que sabe a mamá.
No. Los bebés no quieren chupar todo el día un trozo de plástico. Quieren chupar tus pechos, sus manitos, tus dedos… piel humana.

No, los bebés no quieren que los vistas, ni que les pongas tejidos picones, pendientes en las orejas, ropas apretadas, cintas, encajes y otras cosas molestas. Quieren estar desnudos, correr sin zapatos, disfrutar del tacto de la naturaleza en su piel, del piel con piel contigo.

No. Los bebés no quieren estar quietos. Quieren que te muevas, que los mezas, los arrulles, que andes y pasees, y los lleves contigo. En cuanto pueden, quieren gatear, correr, saltar, explorar, llegar a todas partes…

Sí. Los bebés son curiosos por naturaleza. Quieren y deben tocarlo todo. Incluidas esas cosas que más tú tocas: los mandos, los relojes, los teléfonos, los equipos informáticos…Su riqueza sensorial se desarrolla a partir de ahí.

No. Los bebés aprenden lo que viven. Si siempre oyen “no”, pronto a todo te dirán no. Si a todo tienes miedo, pronto a todo tendrán miedo.

No. Los bebés no son alto-demandantes. Somos nosotros los bajo-tolerantes, los bajo-pacientes, los bajo-disponibles, los bajo-respondedores.

No. Los bebés no quieren que los dejes. Quieren ir contigo a todas partes, eres su ejemplo, su seguridad, su referente, su único universo.

Te guste o no te guste, así son los bebés humanos, primates, mamíferos. Si quieres comprobarlo, tan solo ten uno. Ninguna otra especie desconoce y putea tanto a sus propias crías. Si queremos un mundo un poquito más humano, bien haríamos en comprenderlo.

No son como nos lo contaron. Son infinitamente mejores y más inteligentes. Cualquiera que ve a estas crías diría: ¡qué especie tan avanzada! ¿Y cómo se convirtieron en lo que hay?

Ileana Medina

miércoles, 1 de enero de 2014

UN AMIGO VERDADERO.


“Mi amigo no ha regresado del Campo de Batalla, señor. Solicito permiso para ir a buscarlo” dijo un soldado a su teniente.
“Permiso denegado”, replicó el oficial, “no quiero que arriesgue usted su vida por un hombre que probablemente ha muerto”.
El soldado, no haciendo caso a la prohibición, salió y una hora más tarde regresó mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo.
El oficial estaba furioso: “Ya le dije yo que había muerto! Dígame: merecía la pena ir allá para traer un cadáver?”
Y el soldado, respondió: “Claro que sí, señor! Cuando lo encontré, todavía estaba vivo y pudo decirme: ¡Estaba seguro que vendrías!


“UN AMIGO ES AQUEL QUE LLEGA CUANDO TODO EL MUNDO SE HA IDO”


UN AMIGO VERDADERO.

“Mi amigo no ha regresado del Campo de Batalla, señor. Solicito permiso para ir a buscarlo” dijo un soldado a su teniente.
“Permiso denegado”, replicó el oficial, “no quiero que arriesgue usted su vida por un hombre que probablemente ha muerto”.
El soldado, no haciendo caso a la prohibición, salió y una hora más tarde regresó mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo.
El oficial estaba furioso: “Ya le dije yo que había muerto! Dígame: merecía la pena ir allá para traer un cadáver?”
Y el soldado, respondió: “Claro que sí, señor! Cuando lo encontré, todavía estaba vivo y pudo decirme: ¡Estaba seguro que vendrías!
“UN AMIGO ES AQUEL QUE LLEGA CUANDO TODO EL MUNDO SE HA IDO”

martes, 31 de diciembre de 2013

Hoy me siento como si viajara en un ascensor...para bajar en el 14


Hoy me siento como si viajara en un ascensor.
Miro los botones y veo el del 13 y el del 14.
El 13 ha sido horrible en todos los sentidos,no me viene a la cabeza nada bueno,bueno si... los momentos vividos con mi niña ,por lo demás ,un fiasco!!.
Miro incesantemente al botón del 14 y me pregunto una y otra vez qué me traerá??
Me da miedo lo que pueda venir!
No quiero ni pensar que sea más de lo mismo de lo vivido....
Necesito alguna alegría,compañia de los buenos amigos,abrazos de los que me quieren y sobre todo trabajo y un poco de paz.....
Por favor,queda ya muy poquito para que la puerta del 14 se abra y cierro los ojos con fuerza soñando que lo que venga sea mejor....

La verdadera historia de Los Reyes Magos


Una bonita historia para todos aquellos que algún día tendréis que contarla

Los Reyes Magos son verdad

Apenas su padre se había sentado al llegar a casa, dispuesto a escucharle como todos los días lo que su hija le contaba de sus actividades en el colegio, cuando ésta en voz algo baja, como con miedo, le dijo:

- ¿Papa?

- Sí, hija, cuéntame

- Oye, quiero… que me digas la verdad

- Claro, hija. Siempre te la digo -respondió el padre un poco sorprendido

- Es que… -titubeó Blanca

- Dime, hija, dime.

- Papá, ¿existen los Reyes Magos?

El padre de Blanca se quedó mudo, miró a su mujer, intentando descubrir el origen de aquella pregunta, pero sólo pudo ver un rostro tan sorprendido como el suyo que le miraba igualmente.

- Las niñas dicen que son los padres. ¿Es verdad?

La nueva pregunta de Blanca le obligó a volver la mirada hacia la niña y tragando saliva le dijo:

- ¿Y tú qué crees, hija?

- Yo no se, papá: que sí y que no. Por un lado me parece que sí que existen porque tú no me engañas; pero, como las niñas dicen eso.

- Mira, hija, efectivamente son los padres los que ponen los regalos pero…

- ¿Entonces es verdad? -cortó la niña con los ojos humedecidos-. ¡Me habéis engañado!

- No, mira, nunca te hemos engañado porque los Reyes Magos sí que existen -respondió el padre cogiendo con sus dos manos la cara de Blanca .

- Entonces no lo entiendo. papá.

- Siéntate, Blanquita, y escucha esta historia que te voy a contar porque ya ha llegado la hora de que puedas comprenderla -dijo el padre, mientras señalaba con la mano el asiento a su lado.

Blanca se sentó entre sus padres ansiosa de escuchar cualquier cosa que le sacase de su duda, y su padre se dispuso a narrar lo que para él debió de ser la verdadera historia de los Reyes Magos:

- Cuando el Niño Dios nació, tres Reyes que venían de Oriente guiados por una gran estrella se acercaron al Portal para adorarle. Le llevaron regalos en prueba de amor y respeto, y el Niño se puso tan contento y parecía tan feliz que el más anciano de los Reyes, Melchor, dijo:

- ¡Es maravilloso ver tan feliz a un niño! Deberíamos llevar regalos a todos los niños del mundo y ver lo felices que serían.

- ¡Oh, sí! -exclamó Gaspar-. Es una buena idea, pero es muy difícil de hacer. No seremos capaces de poder llevar regalos a tantos millones de niños como hay en el mundo.

Baltasar, el tercero de los Reyes, que estaba escuchando a sus dos compañeros con cara de alegría, comentó:

- Es verdad que sería fantástico, pero Gaspar tiene razón y, aunque somos magos, ya somos ancianos y nos resultaría muy difícil poder recorrer el mundo entero entregando regalos a todos los niños. Pero sería tan bonito.

Los tres Reyes se pusieron muy tristes al pensar que no podrían realizar su deseo. Y el Niño Jesús, que desde su pobre cunita parecía escucharles muy atento, sonrió y la voz de Dios se escuchó en el Portal:

- Sois muy buenos, queridos Reyes Magos, y os agradezco vuestros regalos. Voy a ayudaros a realizar vuestro hermoso deseo. Decidme: ¿qué necesitáis para poder llevar regalos a todos los niños?

- ¡Oh, Señor! -dijeron los tres Reyes postrándose de rodillas. Necesitaríamos millones y millones de pajes, casi uno para cada niño que pudieran llevar al mismo tiempo a cada casa nuestros regalos, pero. no podemos tener tantos pajes., no existen tantos.

- No os preocupéis por eso -dijo Dios-. Yo os voy a dar, no uno sino dos pajes para cada niño que hay en el mundo.

- ¡Sería fantástico! Pero, ¿cómo es posible? -dijeron a la vez los tres Reyes Magos con cara de sorpresa y admiración.

- Decidme, ¿no es verdad que los pajes que os gustaría tener deben querer mucho a los niños? -preguntó Dios.

- Sí, claro, eso es fundamental – asistieron los tres Reyes.

- Y, ¿verdad que esos pajes deberían conocer muy bien los deseos de los niños?

- Sí, sí. Eso es lo que exigiríamos a un paje -respondieron cada vez más entusiasmados los tres.

- Pues decidme, queridos Reyes: ¿hay alguien que quiera más a los niños y los conozca mejor que sus propios padres?

Los tres Reyes se miraron asintiendo y empezando a comprender lo que Dios estaba planeando, cuando la voz de nuevo se volvió a oír:

- Puesto que así lo habéis querido y para que en nombre de los Tres Reyes Magos de Oriente todos los niños del mundo reciban algunos regalos, YO, ordeno que en Navidad, conmemorando estos momentos, todos los padres se conviertan en vuestros pajes, y que en vuestro nombre, y de vuestra parte regalen a sus hijos los regalos que deseen. También ordeno que, mientras los niños sean pequeños, la entrega de regalos se haga como si la hicieran los propios Reyes Magos. Pero cuando los niños sean suficientemente mayores para entender esto, los padres les contarán esta historia y a partir de entonces, en todas las Navidades, los niños harán también regalos a sus padres en prueba de cariño. Y, alrededor del Belén, recordarán que gracias a los Tres Reyes Magos todos son más felices.

Cuando el padre de Blanca hubo terminado de contar esta historia, la niña se levantó y dando un beso a sus padres dijo:

- Ahora sí que lo entiendo todo papá. Y estoy muy contenta de saber que me queréis y que no me habéis engañado.

Y corriendo, se dirigió a su cuarto, regresando con su hucha en la mano mientras decía:

- No sé si tendré bastante para compraros algún regalo, pero para el año que viene ya guardaré más dinero.

Y todos se abrazaron mientras, a buen seguro, desde el Cielo, tres Reyes Magos contemplaban la escena tremendamente satisfechos.


lunes, 30 de diciembre de 2013

Para maniáticas de la limpieza como yo!:Rowenta Silence Force Extreme

En primer lugar tengo que agradecer a Rowenta la oportunidad que me han brindado de poder probar el aspirador Rowenta Silence Force Extreme.
Cuando vi en su página de Facebook,https://www.facebook.com/RowentaEs,la posibilidad de poder tener este maravilloso aparato en mi casa, no me lo pensé dos veces,lo primero porque entre vosotros y yo,soy una "tiquismiquis" de la limpieza,vamos...una maniática que persigue incansablemente todos los pelos y borras que aparecen por mi casa.
No hay día que no diga la célebre frase:"Pero si barro y friego todos los días ¿de dónde salen estas porquerías? pero ahí están,mirándome burlonas en cualquier esquina del pasillo o del salón.
La segunda causa por la que participé es por mi hija,tiene un miedo atroz a los aspiradores,sólo ponerlo en marcha se lía a llorar y se esconde debajo de mi cama.Así que cuando lo pongo en marcha debe ser cuando ella no está y ¡¡¡son pocos los momentos claro!!!


Rowenta tuvo la gentileza de elegir mi comentario y de esa manera salí elegida ganadora.
¡¡¡Yupiiii,la de saltos que dí por mi salón!!!


El envío del aspirador fue rapidísimo,la verdad,fueron muy eficaces.
Ahora ya está en mi casa y os voy a dar mis impresiones:
Una vez abierta la caja,la disposición de las piezas es la que os muestro,lo pongo por que me hace gracia que después, cuando lo quise recoger igual,me resultó imposible.
¿Cómo hacen las personas que empaquetan en las fábricas para que les quepan tantas cosas y tan bien puestas y luego llegas tú y no hay manera?



Os muestro las piezas que lo componen:


Asa Ergo Confort ideal para pasar el aspirador de forma cómoda!


Boquilla para Parqué DELTA: Para los suelos delicados.




TURBO cepillo:Para eliminar hilos y pelos de animales y personas, incrustados en alfombras y moquetas.
 ¡¡¡Creedme que es una verdadera pasada!!Lo he probado en la alfombra del cuarto de mi hija y el resultado...INCREÍBLE






MINITURBOCEPILLO:Para limpiar en profundidad los tejidos tapizados de los muebles.En mi caso ideal para retirar cada una de las almohadas del sofá y limpiarlos bien a fondo.



Aquí os muestro la parte más importante del aspirador,el motor.En la parte delantera,bajo los tubos en color azul está el depósito de recogida de basura.
El aspirador Rowenta Silence Force Extreme tiene la característica de no utilizar bolsas de recogida de basura,sino que posee un depósito de recogida¡¡¡ muy cómodo de vaciar!!.Allí se van almacenando todos los pelos,borras y pelusas.


En la parte superior del aspirador tenemos dos botones,el de encendido a la derecha abajo y el de recogida rápida del cable.
En el centro, una enorme asa para poder trasladar con comodidad el aspirador de un lado a otro.



El hueco que aparece en el centro es para encajar de forma cómoda la manguera y tubo del aspirador.






En la parte trasera tenemos un asa que al abrirla aparece el filtro del aspirador.Cuando está sucio,es tan sencillo como sacarlo y lavarlo bajo el agua.


Es un rectángulo de goma espuma que se lava perfectamente.




Y ahora viene la mejor parte,la que más me gusta....La de dejar todo LIMPIOOOOOOOOO!!!!!!
Mi opinión después de estas primeras experiencias no puede ser mejor:estoy contentísima.
Es un aspirador cómodo,fácil de trasladar mientras vas aspirando la casa,con una gran potencia.Una de las cosas que más me ha gustado y convencido es que casi no hace ruido,¡¡¡es increíble!!!


Un máximo de 68 dB de sonido que ha conseguido que mi hija ya no le tenga miedo al aspirador y lo mejor ,un ahorro energético del 50 %,en los tiempos que corren y con la subida de la luz,es muy muy importante.


Otra de las cosas que me ha enamorado es la cantidad de accesorios que trae el aspirador:
- accesorio para alfombras y moquetas
- accesorio para parqué
- accesorio para limpieza de tapicerias....un sin fin de complementos que ayudan a tener a las dichosas borras y pelusas a raya!!!


Desde que nació Cayetana ha sido una locura el poner el aspirador en casa,al primer sonido del aparato ya estaba llorando y terminaba debajo de mi cama llorando desconsolada.
Cuando puse por primera vez el nuevo Rowenta la cara no fue de agrado total,lo reconozco ,pero no lloró e incluso se acercó al aparato en varias ocasiones ya que las pelusas y suciedad dan vueltas mientras funcionan en el depósito y eso parecía hacerle gracia,dijo:  ¡¡¡ jajaja que aspirador más gracioso, dan las cosas vueltas como en la lavadora y no pita cuando acaba, mamá!!!
Siempre digo que cuando se compra un producto deberían dejarlo probar unos días antes de finalizar la compra definitiva,ya que hay muchas ocasiones en las que después de utilizarlo ,te das cuenta de la terrible equivocación que has cometido y ya no tiene remedio por que está pagado.
En este caso puedo afirmar y certificar que este aspirador es una maravilla,me siento feliz por haber tenido la oportunidad de haberlo testado en mi casa.Su eficacia y rendimiento es buenisimo,el diseño del aparato increíble y las prestaciones innumerables.
No me gustaría despedirme sin antes enseñaros lo mejor,el deposito de vaciado llenito de borras,pelusas y pelos ¡¡¡ jiji...los perseguí por toda la casa y cómo si de la máquina de los cazafantasmas se tratara ,ya están todas ahí guardadas y dispuestas para ser tiradas a la basura!!!!!



 Mi agradecimiento a Rowenta por la oportunidad que se me ha brindado de experimentar con este maravilloso aspirador Silence Force Extreme.
¡¡¡GRACIAS!!!






miércoles, 4 de diciembre de 2013

Sorteo!!

miércoles, 4 de diciembre de 2013

4º SORTEO - 2º CUMPLEBLOG

Buenas noches!!!!

Quería comentaros que día 28 de febrero del nuevo año que viene es mi CUMPLEBLOG, hace dos años que empecé con esta aventura. Siempre os digo lo mismo pero… Nunca, jamás pensé en que conocería a tant@s buenas personas, hacer amigas y buenas amigas que hablamos a diario. Todo esto es gracias a vosotr@s, a vuestros comentarios, premios, vuestro cariño,… y… tan sólo daros las GRACIAS a tod@s por estar ahí, por vuestro apoyo así que aquí está mi 4º Sorteo.



Para agradecéroslo voy a realizar un sorteo para celebrarlo, las bases son muy sencillas:
1º.- Ser seguidora pública de mi blog  (Google Friend Connect GFC) 

2º.- Llevar la imagen del sorteo junto con el enlace a vuestro blog

3º.- Compartirlo en vuestro Facebook (para comprobar la participación)

4º.- Dejar comentario en esta publicación del sorteo con:

Nombre

- Email (para poder ponerme en contacto con el/la ganador@, quien quiera en privado puede hacerlo a mi dirección de correo: spbavg1@gmail.com)


Dirección de blog y Facebook 

Ciudad (opcional, es para llevar unas estadísticas y saber desde donde participáis)
- SI NO TENÉIS BLOG TAMBIÉN PODÉIS PARTICIPAR CON FACEBOOK COMPARTIÉNDOLO, PERO TENÉIS QUE DECIRME EN EL COMENTARIO QUE NO TENÉIS BLOG PARA SABERLO Y COMO PONGO EN LAS BASES DEJARME LA DIRECCIÓN DEL ENLACE PARA COMPROBARLO.

- SI NO QUERÉIS QUE VUESTRO FACEBOOK SEA PUBLICO EN EL COMENTARIO, ME LO DECIS EN ÉSTE Y PODÉIS MANDÁRMELO POR PRIVADO A MI E-MAIL.

NO SE ADMITEN ANÓNIMOS

EL SORTEO SERÁ EN LA PENÍNSULA y BALEARES (por gastos de envío, así que un beso enorme a las seguidoras/res que no puedan participar)
LOS REGALOS PARA EL/LA GANADOR@ DEL SORTEO SON:

UNA PEPPA PIG a crochet

- UN GEORGE PIG a crochet
UN DORAEMON a crochet

El sorteo lo realizaré como siempre con el programa Sortea2, y os pondré las imágenes del sorteo para que veáis en qué lugar estáis y todo el proceso.
Conforme os vayáis apuntando iré haciendo una lista provisional, la cual publicaré unos días antes de publicar la lista definitiva por si hay algún error por parte de alguna de vosotras o mío para poder arreglarlo.

OS PODÉIS APUNTAR HASTA EL 28 DE FEBRERO A LAS 00:00 HORAS, (publicaré una vez que cumpla la hora del sorteo una lista definitiva para que miréis si hay algún error poder decírmelo por lo tanto os dejaré unos días para que podáis verlo).

EL SORTEO SE REALIZARÁ EL DÍA 6 DE MARZO DE 2014 y sabremos quién es el/la ganador/@.
 
 http://silvia-artesaniadelsur.blogspot.com.es/2013/12/4-sorteo-2-cumpleblog.html